Toma el control de tu puntaje crediticio

Los estudiantes de secundaria y universitarios concienzudos dedicarán horas de trabajo a mejorar sus promedios de calificaciones (Grade Point Averages, GPAs), un puntaje que determina cómo se ubican académicamente entre sus compañeros de estudio. Sin embargo, muchos no se dan cuenta de la importancia de otro puntaje que puede pesar de igual manera sobre su futuro: el historial crediticio.

“El puntaje crediticio es un número que representa la capacidad crediticia de una persona, la probabilidad de que una persona pague sus deudas”, explica Staci Mintz, directora de 1st Choice Credit Counseling and Education. Una deuda es dinero que se debe a un prestamista, tal como a un banco o empresa de servicios.

Conocer FICO

Los puntajes crediticios se determinan por el historial crediticio de la persona. Cuando una persona usa crédito, tal como para realizar una compra utilizando tarjeta de crédito o pagar una cuenta, el prestamista envía información sobre el historial de pagos y saldos a una agencia de información crediticia. Las tres principales agencias de información crediticia son Equifax, Experian y TransUnion. La información suministrada por los prestamistas abarca el historial crediticio de una persona y está contenida en un informe de crédito individual.

“La información del historial crediticio se maneja mediante un algoritmo matemático creado por FICO [una empresa de Minneapolis que brinda analíticas como el puntaje crediticio] para generar un puntaje crediticio”, explica Anthony Sprauve, vocero de MyFico.com, el sitio web educativo de la división Consumidores de FICO. Un puntaje crediticio de FICO varía entre 300 y 850. “Cuanto más alto el puntaje FICO de una persona, mejor la tasa de interés [el precio que paga el prestatario por usar el dinero que no es suyo] que conseguirá en tarjetas de crédito, préstamos e hipotecas, lo que potencialmente le ahorrará grandes cantidades de dinero durante la duración del préstamo”, agrega Sprauve.

Se usan cinco categorías de datos en un informe crediticio para calcular el puntaje crediticio. Cada una se pondera de diferente manera en importancia. Según FICO, en general, el 35% del puntaje proviene de la información del historial de pagos. Esto incluye información de pagos pasados de varias cuentas. También incluye cualquier actividad negativa, tal como cuentas que no se hayan pagado, cuánto tiempo estuvieron en mora estas cuentas, y cuánto dinero hay en mora.

Moroso o no, el dinero debido a los prestamistas es la segunda categoría más importante, que representa el 30% de la puntuación. Los datos en esta categoría incluyen la cantidad de cuentas que tiene abiertas con saldos y las cantidades que se adeudan sobre esas cuentas.

Luego, la longitud del historial de crédito determina el 15% del puntaje. Las últimas dos categorías, representan cada una el 10% de la puntuación, son el crédito nuevo, que observa las cuentas abiertas de forma reciente, y los tipos de crédito utilizados, que observa qué tipos de cuentas se abren. Si bien este desglose es para la población en general, algunos grupos (por ejemplo, individuos que no usaron crédito durante mucho tiempo) pueden ser ponderados de manera diferente, de acuerdo a FICO.

Sprauve ofrece el siguiente consejo para toda la gente que espera aumentar sus puntajes crediticios: paguen las cuentas de forma puntual, mantengan bajos los saldos y abran créditos nuevos sólo cuando sea necesario.

Los puntajes crediticios se otorgan a los individuos mayores de 18, que hayan tenido una tarjeta de crédito a su nombre durante más de seis meses. La construcción de un historial de crédito fuerte y obtener un puntaje sólido son objetivos importantes hasta para la gente joven. “La gente joven debería comenzar un historial crediticio lo más pronto posible. Te pueden negar un trabajo en base a tu informe crediticio, en particular en la industria bancaria o en la mayoría de los cargos en el Gobierno. Un buen historial de crédito también te ahorrará dinero al permitirte tener tasas de interés más bajas”, explica Doug Young, Director del Centro Nacional HSBC para la Educación Económica y Financiera del Consejo para la Educación Económica.

Historial de crédito ‘no disponible’

A pesar de su importancia, la construcción de un historial de crédito no es tan fácil como puede parecer. Una ley reciente llamada Ley Credit CARD de 2009 sostiene que una persona debe tener 21 años de edad para obtener una tarjeta de crédito, excepto que un adulto sea el cofirmante de la tarjeta de crédito o que el individuo presente pruebas de ingresos suficientes para devolver cualquier préstamo. “Esta ley resultó frustrante para mí, porque no quiero pedirle a alguien que sea cofirmante conmigo, y mi ingreso relativamente bajo como estudiante no es lo suficientemente sustancial”, cuenta Sergio Portesan, estudiante que ingresa a primer año de Colorado College. El joven de 18 años solicitó una tarjeta publicitada para estudiantes, pero lo rechazaron por tener un historial de crédito “limitado o no disponible”, agrega.

Portesan solicitó una reconsideración, pero si eso no funciona, pedirá una tarjeta de crédito garantizada, una tarjeta de crédito que exige un depósito, para comenzar a construir un historial crediticio. “Para mí es importante construir un buen historial crediticio”, explica Portesan. “El crédito afecta muchas cosas así que mi objetivo es establecer un historial crediticio sólido mientras soy joven y relativamente sin cargas, para no tener que preocuparme en el futuro cuando haya más en juego”.

Mintz de 1st Choice Credit Counseling and Education ofrece varios consejos para la gente joven mayor de 18 que está interesada en comenzar a construir un buen historial crediticio. Para aquellos que tienen una tarjeta de crédito, sugiere que los estudiantes busquen pagar la mayor parte posible del saldo cada mes, “no pagando nunca solamente el mínimo”. También advierte contra prestar las tarjetas de crédito o números de las tarjetas de crédito a otros.

Para los adolescentes como Portesan, que tienen problemas para conseguir sus primeras tarjetas de crédito, recomienda: “Construye tus ahorros. Los pagos iniciales (señales) y depósitos son útiles cuando solicitas crédito con poco o ningún historial crediticio. Habla con un representante del banco acerca de las opciones de tarjeta de crédito”. Las tarjetas de crédito garantizadas o tarjetas de crédito obtenidas por un padre que sea cofirmante también construyen el historial crediticio. “Si se usa sabiamente, esto puede ayudar”, agrega Mintz.

 

Preguntas

¿Qué es el puntaje crediticio, y por qué es importante para tu futuro financiero?

¿Cómo puedes aumentar tu puntaje crediticio?

¿Cómo pueden los adolescentes construir efectivamente historiales crediticios, aún si no pueden tener sus propias tarjetas de crédito?

Enlaces relacionados

 

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“El crédito afecta muchas cosas así que mi objetivo es establecer un historial crediticio sólido mientras soy joven y relativamente no tengo cargas. ”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion