De pastelillos y patinetas: Los adolescentes se motivan para hacer algo bueno

Allison Nguyen, de Clear Lake High School en Houston, Texas, usó su afición a hornear para crear una red nacional de voluntarios que organizan fiestas de cumpleaños para niños en refugios para desamparados.

Myles Kessler, de Wylie E. Groves High School de Beverly Hills, Michigan, tomó su amor por el diseño de tablas de patinetas y llevó a cabo una competencia de patinetas para recaudar dinero para caridad.

Jordan Coleman, estudiante avanzado en la Hackensack High School en Hackensack, Nueva Jersey, se entrevistó con algunas de las mayores celebridades del mundo y dirigió una película sobre la importancia de la educación de los jóvenes afroamericanos.

El poder del voluntariado adolescente se vuelve móvil

Los tres adolescentes tuvieron una idea para cambiar el mundo, y los tres obtuvieron ayuda de Do Something, una de las organizaciones de voluntarios más grande del país, para convertir sus ideas en realidad. Do Something es una empresa de Nueva York que ayuda a adolescentes y adultos jóvenes a organizar y llevar a cabo proyectos de voluntariado en sus lugares de origen. Ofrece subvenciones y asesoramiento para adolescentes que están tratando de hacer una diferencia, y envía mensajes de texto masivos al menos una vez a la semana para dar a los adolescentes ideas de voluntariado.

Pero éste es otro tipo de grupo de voluntarios. No es necesario que un maestro, padre o asesor se haga cargo de tu trabajo. Do Something le da el poder a los adolescentes que quieren ser voluntarios. “No creemos que tengas que esperar hasta ser un adulto, convertirte en una celebridad o ganar notoriedad”, dice Amanda Ashton, coordinadora de la iniciativa empresarial social para Do Something. “Creemos que se puede hacer una diferencia ahora mismo”.

Do Something ayudó a 1.200.000 adolescentes a organizar proyectos de servicio comunitario en 2010, y está en vías de trabajar con dos millones de adolescentes este año. A pesar de que la organización sin fines de lucro fue creada en 1993, su nuevo líder, Nancy Lubin, comenzó reactivando el grupo en 2003 y llevando sus actividades en línea.

Transmitir la información a sus destinatarios a través de mensajes de texto, su más reciente iniciativa, fue el siguiente paso natural para Do Something, dice Ashton. En diciembre pasado, el grupo comenzó a depender más de la tecnología móvil para inspirar a los jóvenes a participar en el activismo social. El objetivo, según un reciente artículo en The New York Times, es el uso de la tecnología móvil para inscribir a 3,8 millones de miembros en 2014, frente a 1,2 millones en 2010. Hasta ahora, todo va bien, dice Ashton. “Es realmente emocionante para nosotros ver cómo funciona. Los mensajes de texto son muy importantes ahora, son una forma instantánea de comunicación. Los niños pueden tener varias direcciones de correo electrónico, pero los números de teléfonos celulares generalmente siguen siendo los mismos”.

Independientemente de cómo lo están recibiendo, a muchos adolescentes les está llegando el mensaje de Do Something.

Kessler, de 18 años, recibió una donación de $2.000 de Do Something para ayudarlo a organizar Ride to Provide, un concurso de patineta para caridad. Los skaters pagan una cuota de $10 y todos los ingresos son donados a refugios para desamparados en Detroit, Michigan, cerca de su ciudad natal de Beverly Hills. Kessler dice que no es un gran patinador, pero le encanta el diseño de las ilustraciones para las tablas de las patinetas. “No lo estoy haciendo para ganar mucho dinero. Me gusta construir y crear cosas. Me sorprendió la forma en que uno se compromete cuando participa en algo como esto… Es fácil una vez que dejas de lado tus planes”.

Hornea unos pastelillos, haz una diferencia

Mientras que Coleman ya había filmado un documental que estaba en los cines en el momento en que se involucró con Do Something, asistir a varios campamentos educativos de un día para voluntarios de la organización le ayudó a perfeccionar sus habilidades oratorias y organizativas mientras planeaba su próximo proyecto, una película sobre violencia adolescente en las citas. “En el campamento de entrenamiento puedes practicar tus habilidades oratorias, aprender sobre la construcción de un sitio web, recaudación de fondos y marketing. Sea lo que sea, te pueden ayudar”, afirma.

Coleman, quien cumplirá 16 años este verano, dirigió y produjo “Say It Loud!”, un documental sobre cómo la educación ayudó a las estrellas del deporte y de la música más importantes del mundo a lograr sus sueños. Coleman entrevistó a Kobe Bryant, Ludacris y al reverendo Al Sharpton, entre otros, para su proyecto. A pesar de que aún no tiene su licencia de conducir, Coleman ya sabe que su futuro está en este tipo de proyectos de películas. “Quiero seguir haciendo películas para educar y entretener”, dice. “Siento que no hay nada que pueda resolver los problemas de la adolescencia, y mis películas pueden ayudar a hacerlo”.

A Nguyen y sus amigos les encantaba hornear pastelillos y a menudo donaban sus sobras a un refugio para desamparados de la zona. Al principio ella donaba los pastelillos una vez al mes, pero luego se extendió a varios refugios por mes. No pasó mucho tiempo hasta que sus donaciones de pastelillos se convirtieran en fiestas de cumpleaños para los niños sin hogar en los refugios, y Iced Capades Cakery se convirtió en una realidad.

Do Something le dio un subsidio de $1.500 para comprar adornos y suministros para sus fiestas, que a su vez le consiguió un lugar en el programa de Rachael Ray. La publicidad del programa le permitió reclutar más voluntarios para hornear en su ciudad natal, además de un grupo de personas que hacen fiestas de cumpleaños similares en refugios en todo el país. “Me encanta poder ir a estos refugios y ver las reacciones de los niños cara a cara”, dice. “Es increíble poder hacer semejante diferencia tan sólo cocinando unos pastelillos y organizando una fiesta de cumpleaños”.

Enlaces relacionados

 

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“No creemos que tengas que esperar hasta ser un adulto, convertirte en una celebridad o ganar notoriedad.”
This entry was posted in Artículos, Emprendedores y Líderes, Impacto Social, Tecnología. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion