La contabilidad desde dentro: “Hay lugar entre los chupatintas para personas creativas como yo”

Falta un minuto y treinta segundos para que comience el programa. Todos en su lugar excepto yo, la anfitriona. Necesito encontrar mi script con anotaciones, que me pongan un micrófono, un auricular y lápiz de labios. Me deslizo en el asiento, el estilista detrás de mí con un tubo de color rojo en la mano. Pasan treinta segundos. Ya se escucha la música de presentación. El director me pide que asienta con la cabeza si puedo escucharla. El jefe de piso dirige ahora mi atención hacia la cámara uno, comienza la cuenta regresiva con los dedos: cinco, cuatro, tres, dos, uno. Se enciende la luz roja y estamos en vivo.

¿Parece una típica mañana de Ann Curry en Today’s Show en el estudio de Rockefeller Center 30? Si lo fuera, me hubieran llevado hasta allí en una limusina con chófer y estaría ganando un salario con siete cifras al año. De hecho, viajé en metro a un estudio de menor renombre en Londres para moderar este evento para –aunque no lo crean- Ernst & Young. Sí, la firma de contabilidad donde he sido directora durante los últimos cinco años.

¿La próxima Barbara Walters?

Cuando pensamos en la contabilidad, la mayoría de nosotros nos imaginamos un lápiz, un visor de plástico verde, y una hoja de cálculo de Excel. Si bien todos los fundamentos de la contabilidad son lo principal de nuestro negocio, no todos los 140.000 empleados del mundo de Ernst & Young se ganan la vida revisando los libros y registros de otras empresas, grandes y pequeñas. Una gran parte de nuestro negocio es lo que llamamos servicios de asesoramiento.

Ofrecemos nuestro servicio de asesoramiento a grandes empresas e instituciones gubernamentales acerca de sus problemas más apremiantes, tales como la gestión del riesgo, la protección de su negocio y la mejora del rendimiento, y encontrar formas de reducir costos, por ejemplo, para aumentar las ganancias. Muchas veces las respuestas implican cambios en la forma de hacer las cosas o el uso de tecnologías de información nuevas y diferentes.

Ahí es donde yo intervengo. Como director ejecutivo de marketing para las actividades bancarias globales y los mercados de capital, mi trabajo es hacer que los banqueros conozcan mejor nuestra experiencia en el tratamiento de estos temas. Otros empleados de Ernst&Young tiene trabajos como el mío, excepto que tienen que lidiar con problemas en diferentes industrias tales como la biología, productos de consumo, o gas y petróleo.

Confieso que comencé con la aspiración de convertirme en la próxima Barbara Walters, pero no todos están destinados a momentos estelares y a ganar mucho dinero. He trabajado en radio y televisión en mercados pequeños, detrás de escena y como “talento” en vivo. Después de cinco años, logré la distinción de ser la directora de noticias de radio mejor pagada de una estación AM/FM de Richmond, Virginia: la colosal cifra de 13.000 dólares al año. Pronto aproveché mis habilidades de comunicación en un trabajo para una agencia de publicidad y relaciones públicas.

Allí aprendí cómo lanzar nuevos negocios, así como crear presentaciones multimedia y, finalmente, comencé en el marketing bancario. Un rápido repaso de un periodo de 15 años -durante los cuáles trabajé como directora de marketing y operaciones de un agente hipotecario y gestioné servicios creativos a nivel mundial para un importante banco de inversión de Nueva York, con una plantilla de 200 personas y un presupuesto operativo anual de 30 millones y dólares- y podréis comprender cómo terminé desempeñando mi posición actual.

Segura y diplomática

A lo largo del camino, me he involucrado con cada aspecto del marketing y la comunicación: producción de vídeo y audio, escritura y edición, desde anuncios publicitarios hasta estudios de casos de negocios de 15.000 palabras, folletos de alta gama de cuatro colores, producción de revistas e impresión, correo directo, marketing directo y telemarketing; presentaciones de ventas en multimedia, y con más frecuencia en estos tiempos, sitios web, webcasts, comunicados de prensa sociales y marketing de motores de búsqueda. Todas estas habilidades entran en juego en el trabajo que tengo ahora, donde el salario es mucho mejor que ser directora de noticias de radio, pero no tan lucrativo como ser Ann Curry.

Mi cronograma, de hasta 50 horas a la semana, puede ser exigente, con llamadas regulares a las7 a.m. a Australia, Europa y Japón. Un día cualquiera, me puedes encontrar desarrollando una guía de preguntas para una encuesta para los bancos más grandes del mundo, capacitando a nuestros socios sobre la manera de hablar acerca de nuestra empresa cuando son entrevistados por reporteros (tengo que sentirme segura y ser diplomática y capaz de mantener la calma entre los ejecutivos de alto nivel), revisando el diseño de un folleto sobre la lealtad del cliente, redactando artículos para nuestro sitio Web, y sí, parada frente a la cámara como anfitriona del programa.

Esto es para decir que hay lugar entre los chupatintas para personas creativas como yo. Quizás para ti también. No se necesita una visera de plástico verde para solicitar un puesto.

Enlaces relacionados

 

 

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“Un día cualquiera, me puedes encontrar desarrollando una guía de preguntas para una encuesta para los bancos más grandes del mundo, capacitando a nuestros socios sobre la manera de contar nuestra historia cuando son entrevistados por reporteros.”
This entry was posted in Artículos, Dinero y Tú, La vida después de High School. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion