El actor Richard Dreyfuss habla de mitología griega, ‘héroes difamados’ y de cómo ser más comprometido

A pesar de que es más conocido por su faceta de actor, en los últimos tiempos Richard Dreyfuss ha centrado parte de su atención en ayudar a adultos jóvenes a aprender más acerca de los principios fundamentales de los Estados Unidos, y cómo convertirse en ciudadanos más activos y bien informados. Su organización sin fines de lucro, The Dreyfuss Initiative (La iniciativa Dreyfuss), brinda materiales educativos interactivos para maestros, padres y estudiantes.

El ganador del Oscar (por The Goodbye Girl [La chica del adiós] en 1977, a pesar de que es más conocido por el papel de inspirador maestro de música en Mr. Holland’s Opus [Sinfonía americana]), recientemente conversó con Knowledge@Wharton High School  acerca de lo que tienen que saber los jóvenes sobre el Gobierno, y las lecciones que fueron tan importantes para el desarrollo de Dreyfuss como ciudadano.

A continuación, una versión editada de la conversación.

Knowledge@Wharton High School: Su organización sin fines de lucro, The Dreyfuss Initiative, enfatiza la importancia de la educación cívica y el compromiso cívico. ¿Por qué es importante que los adolescentes aprendan más acerca del Gobierno y de su papel como ciudadanos?

Richard Dreyfuss: Antes que nada, hay una regla no escrita, una ley del universo, que dice que todas las personas, sin importar quiénes sean, tienen un derecho inalienable a saber quiénes son y por qué son quienes son. No sólo se les permite, u obliga, a conocer la historia narrativa de su país en serio, y no sólo los cuentos gloriosos y mitos, sino que se les debería enseñar la excelencia en el poder político y práctico, porque tarde o temprano se les pedirá que dirijan el país. Y si no son excelentes a la hora de dirigirlo, comprendiendo lo que es o cómo mantenerlo, fracasarán. Y eso será el fin del país.

KWHS: ¿Cuáles son algunas de las cosas específicas que puede hacer una persona joven para convertirse en un ciudadano más informado y activo?

Dreyfuss: Esto no es fácil de responder porque, en su mayoría, las cosas que se le pide a la gente que haga, o las cosas que quedan sin hacer, son las cosas que te conectan al máximo con tu vecindario o tu ciudad. Pero no queda nada de esas actividades icónicas que nos conectaban directamente con la nación. Crecí después de la Segunda Guerra Mundial y todavía hacíamos colectas para reciclar papel y goma y hacíamos cosas que nos conectaban de forma automática, de forma directa con la nación.

Lo que hay que encontrar son expresiones de lo que denominamos las ideas estadounidenses, las ideas de la Ilustración, de sentido común y razón. El objetivo de la claridad de pensamiento es que sepas antes de graduarte de la escuela secundaria que eres dueño de este país y que puedes distinguir a un artista fraudulento a una milla de distancia. Y cuando alguien infrinja la ley, especialmente aquellas leyes que son importantes, no importará quiénes sean o qué cargo ocupan o a qué institución representan, [ya sean] bancos, escuelas, la presidencia o el Congreso porque tendrán que responder por sus actos lo mismo que el ciudadano común. Los ciudadanos comunes tienen que responder por sus actos; los presidentes, miembros del congreso, jueces de la corte y jefes de grandes empresas no tienen miedo de que alguien les apriete las riendas y los haga rendir cuentas.

KWHS: Actuó como un maestro inspirador en Mr. Holland’s Opus. ¿Qué le enseñó esa experiencia, y otras que haya tenido en la vida acerca del papel que juegan los maestros, e incluso la experiencia de la escuela secundaria, en general, en moldear a los adultos jóvenes?

Dreyfuss: Hay una historia acerca del tipo que escribió el guión de Mr. Holland’s Opus. Estaba metido en un atasco en Los Ángeles, y estaba completamente traspirado, molesto y loco por la situación. Y preguntó: “¿Qué está pasando?”. Y alguien dijo: “Oh, hay tres personas allí haciendo huelga con pancartas”. “¿Quiénes son?”, preguntó. “Maestros”, respondieron. De forma inmediata desapareció toda la ira, dio la vuelta con el auto, se fue a casa y escribió el guión de Mr. Holland’s Opus en una semana porque recordó que había maestros que habían cambiado y mejorado su vida. Y que ellos, de entre toda la gente, tenían el derecho a levantar una pancarta, hacer huelga y decir: “No disparéis esas balas contra nosotros”, tal y como tenemos el hábito de hacer.

KWHS: ¿Qué pueden trasladarle esos maestros a sus estudiantes que pueda ayudar a los jóvenes a seguir adelante con esos ideales cuando vayan a la universidad e inicien una carrera profesional?

Dreyfuss: El secreto de la educación pública que nunca te desvelarán es que ellos saben que la mayor parte de la gente no va a usar la geología en el futuro. Pero tendrás que hacer algo que no te gusta durante por lo menos una hora y media al día, de manera que la tarea es más importante que la materia. Y pensar con sentido común, con lógica y claridad es mucho más importante que conocer el mapa con proyección de Mercator o geografía o cálculo.

Tienes que saber cómo pensar de forma clara porque se te pide eso en nuestra forma de gobierno única… que participes en más en el poder y entiendas más del poder real en el mundo que en cualquier otro sistema. Realmente es el mayor reconocimiento a la humanidad que alguien haya ideado alguna vez.

KWHS: ¿Cuáles son algunas lecciones que aprendió en su carrera que desearía que alguien le hubiese contado cuando estaba en la escuela secundaria?

Dreyfuss: Paciencia. No sé cómo contestar a eso realmente. Sé que la inteligencia es mejor que la estupidez, y eso es todo lo que aprendí en la escuela. Sé que hay placeres secretos, espléndidos, como aprender algo por su propia esencia, no para someterte a una evaluación. Puedo recordar el día en que me pasó eso. Y fue como descubrir el nuevo mundo. Fue como descubrir un continente de placer que supe que siempre estaría conmigo, que no lo estaba aprendiendo sólo para aprobar en el colegio. Estaba aprendiendo y ese proceso me dio una especie de sentido del placer y satisfacción y avidez que es único.

KWHS: Creo que para la mayoría de nosotros, hay un evento o figura en particular que nos atrae hacia una materia en particular. ¿Ese fue el caso de su interés en la educación cívica e historia estadounidense?

Dreyfuss: Realmente no fue así desde el comienzo. Había empezado a leer mitología. Estaba enamorado de la mitología griega. Y la mitología, especialmente la mitología griega, es la más realista de todos los dioses que se puedan venerar porque tiene todas las debilidades de la humanidad, y eso me condujo directamente a la historia.

Si tuviese que elegir diría que, en algún momento anterior de mi vida, quise enseñar sobre héroes difamados, gente que tenía mala reputación y que no la merecía, como Aaron Burr y Ricardo III y, en cierta medida, Huey Long [antiguo gobernador de Louisiana]. Quería enseñar cómo la historia era tan variada y compleja e irracional, y racional y bella en su irracionalidad, como lo es toda la gente.

Enlaces relacionados

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“Existen placeres secretos, espléndidos, como aprender algo por su propia esencia, no para una evaluación.”
This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos, Emprendedores y Líderes, Impacto Social. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion