Vampiros: Un negocio sangriento y próspero

La popularidad del Conde Drácula ha recorrido un largo camino desde que el autor Bram Stoker presentara por primera vez, hace más de un siglo, al tristemente célebre vampiro que chupaba la sangre a las personas. Hoy en día, estos vampiros góticos se han puesto de moda y están presentes en cada rincón de la cultura popular, desde Sesame Street (Plaza Sésamo) hasta en las cajas de cereales, pero con un aspecto mucho más sexy.  La prueba está en que el primer libro de la serie de superventas de Stephenie Meyer sobre la historia de un romance prohibido entre vampiros adolescentes se convirtió en la película de gran éxito Crepúsculo. El filme obtuvo una recaudación de 70,6 millones de dólares en noviembre del año pasado, consolidando, de esta manera, los planes para hacer una secuela y convirtiendo, de la noche a la mañana, al actor británico Robert Pattison, alumno de Harry Potter, en un rompecorazones.

El gusto por la vida de ultratumba

El famoso vampiro, que adquirió popularidad con películas como Buffy, Angel y True Blood (Sangre Verdadera), vuelve a convertirse en una forma de entretenimiento fascinante que atrae a adolescentes de todo el mundo y es también una fuente de ingresos importante para Hollywood, vendedores de libros y comerciantes especializados.

David Alexandro Caceres, un adolescente de Horsham, Pensilvania, se sintió atraído por primera vez por los vampiros gracias a las famosas historias de Anne Rice, The Vampire Chronicles (Las Crónicas de Vampiros), inspiradas en Nueva Orleans. Actualmente, Alexandro forma parte de uno de los miles de jóvenes que integran los tan populares grupos de Facebook dedicados a los temas de vampiros. “Me gusta Facebook porque me gusta conocer gente que nunca hubiese conocido en la vida real”, dice Alexandro. “Nunca había visto tantas personas interesadas en Crepúsculo“, admite, “aunque sé que a muchos de mis amigos les gustan las películas de vampiros”.

La administradora de otro grupo sobre vampiros en Facebook, Tina Trevino, una adolescente de Brownsville, Texas, dice que al principio no estaba interesada en los vampiros hasta que, por recomendación de un amigo, leyó el primer capítulo de Crepúsculo. Luego colaboró con un grupo de fans en línea. “Muchas lectoras se pueden identificar con lo que Belle (la heroína) trata de comunicar”, por eso la serie se ha vuelto tan popular entre las chicas.

En la librería Strand Books, de Nueva York, el renovado interés por los vampiros ha tenido una gran repercusión entre los jóvenes. Según Lara Russell, gerente del departamento infantil, hay más adolescentes que vienen a comprar literatura sobre vampiros, una tendencia, dice, que despegó gracias a los libros de Anne Rice. “Los adolescentes pueden encontrar fácilmente similitudes entre el género de vampiros y sus propios intereses”, dice Russell, como, por ejemplo, la identidad, la sexualidad, la marginación que perciben y la rebeldía. “Buffy the Vampire Slayer (Buffy Cazavampiros) es la que representa ese paralelismo con mayor claridad”, comenta acerca de la exitosa serie de televisión. Ésta ha generado una fortuna con la venta de productos “Buffy”, entre los que se incluyen ropa, libros y hasta muñecos que representan a los personajes. En muchos casos, las historias sobre vampiros desafían tabúes culturales y religiosos, al hacer que historias sobrenaturales giren en torno a creencias básicas y lo que la sociedad considera correcto o incorrecto. Ejemplo de ello son los libros de Sookie Stackhouse, producidos por HBO como la serie de televisión True Blood (Sangre Verdadera), y los de Ellen Schreiber Vampire Kisses (Besos de Vampiro).

En general, desde que los adolescentes comenzaron a tener un impacto reconocido (léase financiero) en la cultura popular, a partir de los años 50 y 60, la cultura adolescente siempre ha desafiado los límites morales y ha adoptado lo improbable, a veces en forma de héroes temerarios. Hay ídolos que por haber muerto demasiado jóvenes, como el actor James Dean y los roqueros Jimi Hendrix y Jim Morrison, continúan representando roles míticos como símbolos sexuales trágicos. Los vampiros, gracias a la sed de romántica inmortalidad, no son muy diferentes cuando se trata de generar histeria colectiva (las adolescentes abarrotan los centros comerciales cada vez que Pattison, el protagonista de Crepúsculo, hace una aparición).

Popularidad sobrenatural

Los centros comerciales son bastiones de la cultura sobre vampiros, tal y como demuestra el hecho de que negocios como Hot Topic se hayan especializado en regalos góticos y ropa relacionada con la música. La tienda abrió sus puertas en Westminster, California, en 1988.  En la actualidad, esta cadena de ámbito nacional ofrece diferentes productos relacionados con vampiros, música y novedades. Uno de sus locales en Cherry Hill, Nueva Jersey, destinó, recientemente, todo un departamento a Crepúsculo, con remeras, buzos, perfumes, banda de sonido (en vinilo), libros, adhesivos, pulseras, prendedores, parches, colgantes y llaveros, todos ellos disponibles en el sitio web de la marca.

Michelle Gottier, responsable de la librería Borders Express en Exton, Pensilvania, dice que Crepúsculo y otros productos sobre vampiros han adquirido popularidad rápidamente gracias al boca a boca y a las redes sociales en línea. “Cuando los adolescentes vienen al local les recomendamos que lean este fabuloso libro llamado Crepúsculo“, dice Gottier. “Luego se lo dicen a sus amigos, quienes a su vez lo comentan a sus amigos, y éstos a sus profesores. Éstos últimos se lo dicen a los padres, que se lo comentan a otros padres”.

Como resultado de todo esto, otras series de libros han adquirido popularidad. Por ejemplo: Los Instrumentos Mortales, de Cassandra Clare; Vampiros de Morganville, de Rachel Caine; La casa de la Noche (que pronto llegará a la gran pantalla), de P.C. y Kristin Cast. Los vampiros también juegan un papel protagonista en el libro de Rachelle Mead, Academia de Vampiros, y en el de Claudia Gray, Desafío a la Eternidad. “Hasta los viejos libros sobre vampiros están siendo reeditados y relanzados”, dice Gottier. “Entre ellos, Diarios de Vampiros, de L.J. Smith, y Búscame a la luz de la luna, de Mary Downing Hahn”.

“El género del romance sobrenatural ha sido muy popular durante mucho tiempo”, dice Daphne Durham, gerente de edición de libros para Amazon.com, la mayor librería en línea del país. “En los últimos cinco años hemos asistido a un fuerte aumento de las ventas”. Crepúsculo atrajo a legiones de fans nuevos a este género. Este año la locura por la película ha convertido a la serie en el producto de la casa”.

Enlaces relacionados

 

 

 

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“Los adolescentes pueden fácilmente encontrar similitudes entre el género de vampiros y sus propios intereses.”
This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos, Moda, Alimento y Más. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion