El negocio de las artes marciales mixtas

Todos hemos estado alguna vez al borde de nuestros asientos durante los últimos segundos de un partido en la universidad, pero en Winchester High School, a las afueras de Boston, los estudiantes han llevado el arte de la competición a un nivel completamente nuevo. En los últimos años, la escuela ha presentado un nuevo programa de Artes Marciales Mixtas (MMA), un deporte que en algún momento se consideró tan violento que era ilegal en los 50 Estados. Pero, en menos de dos décadas, las MMA, también conocidas como Ultimate Fighting (Vale todo), han ganado fuerza en el mundo deportivo profesional y amateur.

“Al principio comenzó como un deseo egoísta de establecer un nicho para mí mismo”, admite In-Goo Kwak, un graduado de Winchester High que inició el equipo de luchas vale todo en su escuela antes de trasladarse, en 2009, a la Tufts University en Medford, Massachusetts. Él, que por aquél entonces tenía 18 años y había estado practicando artes marciales durante más de 10 años, era una de las primeras personas en introducir un deporte full-contact en la escuela secundaria. Pero desde que las MMA ganaron popularidad en los años 90, gracias a los Campeonatos de Ultimate Fighting (UFC) televisados regularmente, el deporte se ha popularizado, especialmente entre los adolescentes y adultos jóvenes. Al combinar boxeo, lucha, karate y judo, la popularidad de las MMA ha llegado a superar a la del fútbol americano profesional en el sistema de pagar para ver (pay-per-view, PPV), según un artículo en The New York Times.

La base de fanáticos más joven de todos los deportes principales

Según el recurso en línea MMAfacts.com, los eventos de la UFC han aumentado de cinco eventos en vivo, en 2001, con un precio de entrada promedio de 81,45 dólares, a diez eventos en 2006, con un precio de entrada promedio de 273,68 dólares.

“La popularidad del deporte recibió un gran empuje al emitirse en la TV por cable y abierta”, explica Ben Fowlkes, columnista en línea de Sports Illustrated. “Hace seis o siete años, un fanático de las MMA o tenía que comprar las emisiones pay-per-view, esperar a que saliese en video o tratar de encontrar las peleas en Internet”. Ahora, la UFC transmite regularmente combates muy aclamados en Spike TV. Y Elite XC ha promocionado varias parejas históricas de oponentes en CBS.

“Las MMA tienen la base de fanáticos más joven de todos los deportes principales”, agrega Fowlkes. “Para los adolescentes, obviamente la violencia y la emoción son una atracción”. Los adolescentes consideran la lucha rápida y furiosa tan legítima como cualquier partido de la NFL o NBA. Los fans de las MMA también tienen sus luchadores favoritos. Y al igual que Kwak, crecieron practicando artes marciales como el jiu-jitsu, el kickboxing y la lucha.

Pero a diferencia de los torneos televisados en que las peleas consisten en derribar a golpes al oponente y sacarlo del área, como el famoso enfrentamiento entre Chuck Liddell y Tito Ortiz (que se posicionó como el programa PPV de mayor audiencia de todos los tiempos), el programa de Winchester High es de todo menos un club de pelea. “Todos los entrenamientos son supervisados por un consejero del cuerpo docente”, explica Kwak. Quince miembros a tiempo completo del equipo y una docena más de estudiantes toman parte regularmente en los entrenamientos de MMA después de la escuela, que consisten en calentamiento, estiramiento y simulacros. Los miembros del equipo, cuyas edades oscilan entre 14 y 18 años, sólo alguna vez llegan a lanzar golpes a colchonetas, pero no entre ellos.

Dedicación y controversia

Durante el mandato de Kwak, el equipo de Winchester estaba compuesto exclusivamente de varones, pero él estaba comenzando a atraer chicas al deporte. Hay muchas luchadoras muy conocidas, como Cat Albert, Tonya Evinger y Judy Neff, cuyas famosas peleas reciben montones de visitas en YouTube.

En Filadelfia y Nueva Jersey, el experto en artes marciales Brad Daddis maneja sus propios Centros de Entrenamiento en MMA, donde sus estudiantes pueden ser tanto adolescentes como adultos, con edades que van desde los 16 hasta los 35 años. “Tenemos un 80 por ciento de alumnos masculinos y un 20 por ciento femeninos”, cuenta Daddis, quien dice que el 10 por ciento de ellos realmente planea competir en peleas totales. La mayoría de los alumnos se sienten atraídos hacia el intenso régimen de ejercicios y las tácticas de autodefensa, en particular las mujeres. “No hay un entrenamiento de ejercicios mejor”, agrega. “Entrenas como un boxeador”.

A pesar de los seguidores fieles del deporte, las MMA han estado llenas de controversia desde el principio (que haya sangre es tan prerrequisito como sacarse y tirar los guantes en el hockey). Fowlkes explica que, a pesar de que ahora está regulada la competencia uno contra uno, todavía se considera un deporte de combate. El ejército de EE. UU. incluso las usa para sus Campeonatos de Combate del Ejército.

Su éxito a veces controvertido, sin embargo, es una de las razones por las que alumnos de Wharton y la cadena de telerrealidad de Donald Trump firmaron con Affliction, de las luchas vale todo, para producir Affliction Banned en Anaheim, California, en 2008. El evento, que fue transmitido por Fox Sports Network, la cadena Fight Network y PPV, en julio, puso a luchar al peso pesado Fedor El último emperador Emelianenko contra Tim El maníaco de Maine Sylvia, con entradas que costaron hasta 1.000 dólares el asiento. Los luchadores pueden ganar de 500 a 500.000 dólares por pelea, dependiendo del pago base, premios y acuerdos con los promotores del evento.

Los precios altos de las entradas y las multitudes aún mayores no son inusuales. “Las MMA no son populares sólo en EE. UU.”, explica Fowlkes. “Son increíblemente populares en Canadá y el Reino Unido, quizá más que en Estados Unidos. Y también son populares en lugares como Japón, las Filipinas y Brasil”. Para lograr aún más aficionados, la UFC otorgó la licencia para un juego de video, UFC 2009 Undisputed, editado por THQ y desarrollado por Yuke’s Media Creations, para PlayStation 3 y Xbox 360.

Kwak, estudiante de segundo año de Relaciones Internacionales, agrega: “Mi intención es seguir entrenando de forma recreativa”. Admite que le gustaría trabajar detrás de escena en la UFC cuando se gradúe. “Siempre admiré al ruso Fedor Emelianenko”, agrega. “Admiro su ética de trabajo”.

Enlaces relacionados

Este contenido también esta disponible en: Inglés

“Para los adolescentes, obviamente la violencia y la emoción son una atracción.”
This entry was posted in Artículos, Deportes y Espectáculos. Bookmark the permalink. Follow any comments here with the RSS feed for this post.

Join the Discussion